Concepto de hostil

La palabra hostil, proviene del latín “hostilis” con el significado de enemigo público. En la Antigua Roma, los “hostes” eran en la lengua primitiva, los extranjeros, pertenecientes a Estados que no tenían con Roma ningún vínculo internacional. Si pisaban suelo romano, podían ser tomados como esclavos y por lo tanto despojados no solo de sus bienes sino de su libertad personal. Luego se diferenció entre aquellos extranjeros que pertenecían a Estados con los que Roma estaba en guerra, a los que se llamó peregrinos, los que fueron alcanzando progresivamente algunas concesiones permitiéndoseles que se rijan por el derecho de Gentes, y los que eran enemigos, a los que se denominó bárbaros.

Concepto de hostil

Como vemos hostil, era en un principio un término aplicable a las relaciones internacionales, y no a los enemigos personales, a los que se luego se extendió el concepto.

En la actualidad alguien es hostil cuando se muestra contrario o enemigo de otra persona sea ésta física o jurídica, y en este último caso pública o privada. La hostilidad puede ser de un individuo contra otro u otros, o ser sus agentes grupos o instituciones, privados o públicos.

En la guerra se habla de comienzo o fin de las hostilidades, refiriéndose al desencadenamiento de los acontecimientos bélicos y al restablecimiento de la paz, respectivamente.

Alguien es hostil con otro cuando lo arremete verbal y/o físicamente. En ciertos casos la hostilidad está latente, manifestada sutilmente en ciertas actitudes, por ejemplo: “su hostilidad era evidente, al ignorarme y hacer gestos de desagrado cuando estaba cerca mío”.

Se dice que un ambiente es hostil cuando no resulta propicio para cumplir los fines requeridos. Por ejemplo, “el desierto es un ambiente hostil para la vida” o “la mala predisposición de mis jefes y compañeros, sus burlas constantes, hicieron que se creara un ambiente hostil, que me obligó a renunciar”.