Concepto de identidad

Del latín “identitas” y ésta palabra a su vez derivada del vocablo latino idem que quiere decir “lo mismo”. Se aplica la identidad en varios ámbitos, por ejemplo, cuando decimos “Hay identidad entre nuestro pensamiento y la idea” o “Hay identidad entre ambos pensamientos” denotando la existencia de igualdad o equiparación.

La identidad de las personas permite identificarlas, individualizarlas para saber quienes son. Cuando alguien nace recibe un nombre, un apellido y un número identificatorio de documentación, que la hace diferenciarse del resto de los humanos, como sujeto de derechos y obligaciones. Además toda persona tiene el derecho, internacionalmente reconocido, de conocer su real identidad, sus orígenes, pues muchas veces, como en el caso de las adopciones, o más aún en el supuesto del robo de bebés, se les oculta a las personas sus antecedentes familiares, registrándolas con un apellido de falsos padres, que la persona cree son los progenitores biológicos.

El principio ontológico de identidad, establece que todo ser es idéntico a sí mismo, y nada puede ser y no ser al mismo tiempo.

Las naciones poseen una identidad cultural que agrupa a sus individuos compartiendo las mismas costumbres, lenguas y tradiciones, y los distingue del resto de las naciones del mundo.

Se llama testigo de identidad reservada, a aquella persona que presenció hechos delictivos y que se presenta a declarar, manteniéndose en secreto quien es, por razones de seguridad.

En Matemática el principio de identidad se refiere a toda igualdad entre números o letras, siempre que en el caso de las letras se verifique esa igualdad en todos los valores a ellas asignados.