Concepto de imperialismo

El imperialismo es el acrecentamiento de poder territorial de un Estado que impone su dominio a través de una política expansionista sobre otros estados, ya sea por la fuerza militar, o por su poder político o económico. En Egipto se conoció como Imperio Antiguo el período comprendido desde la Tercera Dinastía (2.778 a. C al 2.200 a. C) donde Egipto se expandió hacia el Sinaí y conquistó la Baja Nubia. En el Imperio Medio, a partir del año 2065 y hasta el 1786 a. C. se reafirmó el dominio sobre Nubia. En el Imperio Nuevo se inició la penetración en Asia.

Los asirios también conformaron un imperio temido, que subyugó al Oriente Próximo en el siglo X a. C. El Imperio Romano que nació como una pequeña aldea, en el período republicano comenzó la conquista, primero de los pueblos vecinos, para terminar apoderándose del continente europeo y del norte africano. Fue tan grande su extensión que debió dividirse para su mejor administración.

En América medieval, los incas, conformaron un imperio al que llamaron Tawantisuyu, que fue sometido luego, por la conquista europea.

En la Edad Contemporánea el desarrollo del capitalismo y la necesidad de hallar nuevos mercados para los excedentes de producción, originaron la aparición de grandes y poderosos monopolios, sobre todo en Europa, que se expandieron a fines del siglo XIX por Asia y África. Gran Bretaña por ejemplo, a principios del siglo XIX, poseía Canarias, la Colonia del Cabo, la costa occidental de África, gran parte de la India y Ceilán, para luego extender su dominio a Singapur, Malaca, Nueva Zelanda, Birmania, Egipto, Somalía, Nigeria y Sudán entre otros Estados.

Rusia y Alemania también se unieron a este movimiento expansivo pero no solo por motivos económicos sino también políticos. A fines del siglo XIX ya los estados europeos dejaron de combatir por mercados para comenzar a anexarse territorios asiáticos y africanos con propósitos nacionalistas. En 1898, Estados Unidos se había apoderado de las Islas Filipinas y de Puerto Rico que eran posesiones españolas. La Primer Guerra Mundial fue originada por la lucha entre potencias imperialistas, por convertirse en hegemónicas.

Fue luego de la Segunda Guerra Mundial cuando los movimientos independentistas, pusieron término al proceso imperialista.