Concepto de importación

La palabra importación se compone de dos términos latinos. El prefijo “im” que indica que algo es interno, el verbo “portare” que puede traducirse como “portar o “llevar” y el sufijo de acción y efecto, “ción”.

La importación es la operación inversa a la exportación, ya que en ésta los productos materiales o inmateriales salen de su lugar de origen hacia un punto externo, y en el primer caso es a la inversa, o sea, se recibe algo del exterior.

En materia económica las importaciones suponen que en un país se necesite comprar legalmente bienes a un Estado extranjero porque la producción local es insuficiente por lo cual la importación resulta necesaria, o se quiere aumentar la competitividad, lo que puede generar un beneficio a los consumidores que podrán acceder a productos más variados y baratos, pero un grave perjuicio a la industria local, que al no poder competir especialmente en cuanto a precios con las mercaderías que se importan, tienen que cerrar sus puertas. Es por ello que en muchos países se aplican políticas proteccionistas de la industria local, entre las cuales podemos mencionar el de gravar con fuertes impuestos a las importaciones o cerrarlas si no son estrictamente necesarias.

Concepto de importación

Ejemplos: “Nuestro país abrió las puertas a la importación y los juguetes de origen chino invadieron los comercios locales, pues nuestra industria produce a valores más altos” o “Si importamos gas, aunque económicamente no convenga a nuestro país, es porque de lo contrario este invierno pasaremos mucho frío”.

Casi todos los países en el actual mundo globalizado son a la vez importadores y exportadores, resultando ganadores en materia de ganancias aquellos que importan materias primas y exportan artículos de fabricación industrial, servicios o tecnología.

En Informática, la importación supone traer a una aplicación, datos de otra, o de versiones de la misma aplicación, pero antiguos.