Concepto de indulgencia

La etimología de la palabra indulgencia es latina. Proviene de “indulgentia” y significa un acto piadoso o bondadoso, una concesión de un superior hacia su subordinado, y en términos religiosos el perdón de los pecados, en cuanto a las penas temporales, que logran los fieles católicos con mediación de la iglesia, pudiendo ser parcial si libera de la pena en parte, o plenaria si lo hace en su totalidad.

Las indulgencias que vendía la iglesia fue el motivo más importante de la crisis religiosa que dividió al cristianismo, en católicos y protestantes en el siglo XVI. La venta de indulgencias o perdones se hacía bajo determinadas condiciones e imponiéndose sacrificios importantes, siempre mediando el arrepentimiento y para algunos pecados, lo que convertía a las indulgencias en una obra para el fiel y para la sociedad en su conjunto ya que con ese dinero se realizaba caridad. El mismo Cristo concedió el perdón al buen ladrón por sus obras, y le entregó esa misión a la iglesia.

Concepto de indulgencia

Sin embargo, los casos se fueron extendiendo poco a poco, incluyendo hasta asesinatos, mientras se restaban las condiciones por la necesidad de conseguir dinero para construir la basílica de San Pedro, por parte del papa León X, obra que había comenzado su antecesor Julio II. Los encargados de la recaudación fueron los dominicos alemanes. Esto fue aprovechado para lucrar por muchos inescrupulosos, lo que generó el descontento de muchos, en especial de los monjes agustinos. Fue Martín lucero quien condenó la venta de indulgencias y extendió las críticas a otras cuestiones lo que le valió ser excomulgado.