Concepto de infortunio

No siempre en la vida nos pasan cosas lindas y buenas, lo que nos hace pensar que la suerte no está de nuestro lado, y ahí es donde usamos la palabra infortunio, que se derivó del latín “infortunium” vocablo integrado por el prefijo de negación “in” y por el sustantivo fortuna, en el sentido de suerte, más el sufijo de resultado “io”.

Los infortunios o reveses de la suerte, adversidades y contratiempos ocurren a diario, algunos son relativamente leves, por ejemplo: “Tuve el infortunio de encontrarme con mi suegra en la calle, y le había dicho que hoy no estaría en la ciudad” o “Tuve el infortunio de encontrar el tránsito muy pesado” y otros son verdaderas desgracias: “La infortunada mujer inhaló gas por un calefón en mal estado y falleció” o “Infortunadamente el colectivo se fue a la banquina, volcó y murieron varias personas”.

Concepto de infortunio

“El infortunio es el nombre del cuento del periodista y escritor ruso, Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1826-1871) donde relata la historia de dos hermanos, uno rico y el otro pobre. El pobre se encontró con el infortunio personificado, que lo hace gastar sus pocas pertenencias en alcohol, hasta que el hombre logra sacar provecho del infortunio, se vuelve rico y se libera de él, dejándolo atrapado debajo de una piedra. Su hermano, envidioso, trata de rescatar al infortunio para que vuelva al lado de su hermano, pero aquel se adhiere a su persona y lo empobrece. Este hermano también logra engañar al infortunio y salvarse. Este cuento nos deja la enseñanza de que si tropezamos con el infortunio debemos ser lo suficientemente astutos para liberarnos de él, y además, sacarle provecho si es posible. Aquellos que de los infortunios sacan enseñanzas y fortalezas son los resilientes.