Concepto de insaciable

La palabra insaciable procede del latín “insatiabĭlis” y significa que nunca se sacia, que su necesidad jamás es cubierta, que nada le basta.

Este calificativo puede tener una connotación positiva si se trata de virtudes; o negativa, si son defectos, así por ejemplo estamos haciendo un halago cuando decimos: “Este niño tiene una curiosidad insaciable, será un gran investigador”, “Es insaciable su necesidad de aprender” o “Me alienta ver que mi hijo tiene un aprecio insaciable por el arte”. Por supuesto todo posee un límite. Si la curiosidad o el deseo de saber se convierten en una obsesión que impidan a la persona desarrollar otros aspectos de su vida, tampoco esto le será beneficioso. Sin embargo, será siempre malo lo insaciable, en los siguientes casos: “Tu apetito es insaciable, si no dejas de comer te convertirás en un obeso”, “Tu necesidad de amor es insaciable, te demuestro cariño de todas las maneras posibles y siempre te sientes insatisfecha” o “Es tan ambicioso, que son insaciables sus objetivos”.

Concepto de insaciable

Entre las necesidades que para muchos pueden ser insaciables pueden citarse: el amor, el dinero, el poder, el descanso, la comida, la bebida, el sexo, que se derivan en importantes vicios que afectan la vida personal y social: la dependencia, la codicia, la gula, el alcoholismo o la ninfomanía.

Una antigua telenovela mexicana, de 1961, tenía por título “La insaciable”. La protagonizaron Carmen Montejo y Lorenzo de Rodas.

El cantante puertorriqueño de salsa Eddie Santiago, nacido en 1961, compuso un tema titulado “Insaciable” donde se jacta de ser un insaciable enamorado apasionado, comparándose con un volcán en erupción.