Concepto de intimidad

Proveniente etimológicamente del latín “intimitas” el sustantivo abstracto intimidad hace alusión a lo que s privativo de cada uno, y permanece dentro de sí sin exposición pública. El derecho a la intimidad es uno de los derechos naturales del ser humano que abarca no solo su sexualidad sino también sus ideas, pensamientos, creencias y todo tipo de actos no prohibidos que las personas quieran mantener en secreto o compartirlo con alguna o algunas personas de su confianza, lo que suele llamarse el ámbito íntimo de familiares y amigos. Ejemplos: “Lo que yo haga en mi intimidad no es asunto tuyo, yo puedo ser homosexual o heterosexual sin que eso deba afectar mi calificación como empleado”, "Lloro en la intimidad de mi hogar, detesto que los demás sientan lástima por mí" o “Prefiero mantener en mi intimidad mi pensamiento religioso y político para evitar discusiones estériles con mis dogmáticos parientes”.

Concepto de intimidad

Hasta donde llega el resguardo de la intimidad personal a veces es difícil. El periodismo suele invadir frecuentemente el ámbito privado de personas públicas, desnudando sus problemas personales, sus vicios, sus debilidades, sus conflictos etcétera con fines de captar la atención del público y lograr mayor rating.

En relación a la intimidad, las leyes penales protegen, sancionando su violación, a las correspondencias, ya sean realizadas por medios tradicionales o electrónicos. También se castiga a quien publique imágenes íntimas de otros sin autorización. El Habeas Data es una garantía constitucional que protege los datos personales que se hallan en poder de empresas o instituciones públicas o privadas, pudiendo el interesado pedir conocer con qué datos suyos cuentan o impedir que esas informaciones se difundan; por ejemplo si alguien se atiende en un hospital porque tiene SIDA, ese dato debe permanecer en secreto, y solo usarse con el fin de sanar o brindar atención médica al paciente.