Concepto de introspección

La palabra introspección procede etimológicamente del latín “introspicĕre” vocablo integrado por el prefijo “intro” que significa “dentro” y por el verbo “spiciĕre” que se traduce como “mirar”.

O sea que literalmente introspección es la actividad que consiste en mirar nuestro propio interior, examinando nuestra conciencia. Es un autoanálisis, para descubrirnos y conocernos mejor en cuanto a nuestras ideas, sentimientos, estados anímicos y posibilidades de reacción.

Concepto de introspección

Los procesos cognitivos son internos, los demás no pueden observarlos, solo el propio sujeto tiene acceso a ellos a través de la reflexión, que permite a la mente concientizar sus estados presentes o pasados. En este último caso se denomina introspección retrospectiva.

EL filósofo y psicólogo Wilhelm Wundt (1832 -1920) fue quien desarrolló la psicología experimental donde analizó las conductas que podían observarse mientras que los estados de conciencia los abordó por medio de la introspección, o autoobservación controlada. Su método se basó en las Ciencias Naturales. Podemos citar como ejemplo su estudio sobre lo que sentían las personas ante la presencia de un estímulo luminoso, de cuyas observaciones se tomaba nota, tanto de lo que se podía observar (su reacción) como de lo que le referían los sujetos acerca de lo que sentían en ese momento. Esto le permitió distinguir entre sensaciones y sentimientos. Sigmund Froid también se preocupó de analizar la mente, especialmente el inconsciente pero utilizó como métodos la asociación libre y el análisis de los sueños. La asociación libre puede ser considerada una forma de introspección, y consiste en que el sujeto debe decir lo que se le ocurra sin ninguna restricción, guiado por el psicoanalista quien interpreta dichas asociaciones para descubrir lo que está “guardado” en el inconsciente.

El conductismo desestimó la introspección porque los procesos mentales son inobservables de modo directo.