Concepto de justicia distributiva

El jurista de origen romano, de nombre Ulpiano definió a la justicia como la constante (o sea como una búsqueda sin interrupción) y eterna o perpetua obra de la voluntad, de dar a cada ser humano, lo que se merece y corresponde. Todos somos concientes que esto es precisamente justicia, pero el problema se plantea por saber qué y cuánto de bienes materiales e inmateriales (comida, vestimenta, vivienda, servicios de educación y salud) merece cada individuo del conjunto social. Platón proponía un gobierno de filósofos que eran quienes, por su prudencia eran capaces de percibir lo que era justo, distribuyendo los bienes con equidad.

Los utilitaristas consideran que el modo de distribuir con justicia la felicidad, el bien más preciado, es hacerlo dando a cada uno los bienes materiales necesarios, o mejor aún, el dinero que necesitan para adquirirlos, teniendo en consideración el bien general, sin importar si alguno individualmente no cuenta con todos los recursos que necesita.

Robert Nozick (1938-2002) perteneciente al pensamiento libertario, defensor del capitalismo, considera como el derecho básico, el de propiedad, y por ello, una sociedad con justicia distributiva será aquella en la cual exista una asociación libre de propietarios, con mínima intervención del Estado, que solo se involucra en la protección de los derechos ciudadanos. Con respecto a los bienes que no tienen dueño, la apropiación es justa si quienes hasta entonces hacían uso del bien, no resultan perjudicados, o si, siéndolo, son compensados. En cuanto a los que poseen dueño, la transferencia de los mismos es justa, si el primer dueño, lo hizo de acuerdo a lo antes expuesto, y que el o los nuevos dueños no sean los únicos de ese recurso disponible. Si se han cometido injusticias, por ejemplo como lo que ocurrió con las poblaciones aborígenes, sus descendientes pueden reclamar una compensación si ellos prueban las pérdidas sufridas, y que vivirían mejor si nunca se habría realizado la conquista.

Para John Rawls (1921-2002) la justicia distributiva se logra cuando se favorece a todas las personas sin atender a sus particularidades, privilegiando la libertad y la igualdad.