Concepto de labor

La palabra labor se originó en idéntico término latino, resultado del verbo “laborare” el que a su vez fue tomado del indoeuropeo “leb” con el significado de “colgar”. Para otros autores la procedencia sería del griego “labeo” que haría referencia a soportar un peso. En el latín vulgar se usó la palabra trabajo.

En la actualidad la labor y el trabajo son términos sinónimos. Así es igual decir jornada de trabajo que jornada laboral, trabajo o labor manual, etcétera.

Concepto de labor

Las labores domésticas fueron culturalmente tareas asignadas a las mujeres en la división del trabajo familiar, mientras que las labores fuera del hogar fueron potestad masculina, al asignarse al hombre la función de proveedor y a la mujer la de cuidadora del hogar. La Revolución Industrial desde mediados del siglo XVIII obligó a la mujer de menor condición económica a trabajar en las fábricas bajo duras condiciones. Sin embargo, paulatinamente la mujer comenzó a ocupar laboralmente puestos antes reservados a los hombres no solo por serle imprescindible para la subsistencia sino por gusto o vocación; lo que hace que en nuestros tiempos también las labores domésticas sean compartidas en el seno familiar por hombres y mujeres, en estrecha colaboración.

Las labores humanas pueden ser o no remuneradas. Entre las primeras podemos citar las domésticas (hacer la comida, limpiar la casa, lavar la ropa, etcétera) las de capacitación (por ejemplo: “Estudiar es una labor que te traerá recompensas futuras”) o las comunitarias (como por ejemplo ejercer un voluntariado en un asilo de ancianos o en un orfanato o la labor de los misioneros). Las remuneradas pueden encuadrar en autónomas o por cuenta propia o las que se hacen bajo relación de dependencia. Un caso especial de labor o trabajo natural, es el de parto, donde la mujer debe hacer un gran esfuerzo para dar a luz a su bebé.