Concepto de lago

Los lagos son aguas que se originan en cráteres que se taponaron con lava solidificada (volcánicos) o por movimientos de placas; o el hundimiento del terreno fue producto del golpe de grandes masas de hielo (glaciarios), habiéndose acumulado agua en esas depresiones del terreno, con fondo impermeable. Esas aguas provienen de las lluvias, de los deshielos, de manantiales, arroyos y ríos, y no tendrán generalmente, como destino desembocar ni en ríos ni en mares. Si el lago desagua en un río, se lo llama a éste último, efluente. Constituyen el 20 % de las aguas dulces totales de nuestro planeta.

En los lagos, el agua está quieta y en general se trata de agua dulce, aunque en ciertos lagos, sobre todo en zonas áridas de gran evaporación, el agua se torna salada.

Existen también lagos artificiales, creados como consecuencia de la construcción de represas.

Los lagos tienen una vida temporaria, ya que en muchos casos son secados por la acción humana, o muchas veces los ríos los rellenan al transportar sedimentos, o desaparece la depresión del terreno que los originó, por un nuevo movimiento de placas. Los lagos pequeños se llaman lagunas.

Los lagos son aprovechados como atracción turística, como fuente de vida animal y vegetal, para energía hidroeléctrica, para regadío y transporte.

Cuentan con tres zonas: Una poco profunda llamada litoral, con variedad de plantas; una segunda llamada limnética, donde todavía llega la luz del sol, y hay diversas formas de vida (plancton, insectos acuáticos y peces, en su mayoría crustáceos y anfibios). La última zona, profunda, tiene carencia de oxígeno, y allí no penetra la luz solar. Hay fango, minerales, restos orgánicos y algunos organismos invertebrados.

El lago más extenso de la Tierra es el mar Caspio, que en realidad es un gran lago euroasiático, cerrado, de 371.000 km². Está principalmente alimentado por el río Volga. Le sigue en tamaño, pero mucho más pequeño, el lago Superior, que es el más grande los Grandes Lagos de Estados Unidos. Lo alimentan fundamentalmente, el río San Luis y el Nipigon. Cuenta con una extensión de 82.100 km².