Concepto de liturgia

La palabra liturgia se originó en Grecia. Allí se la llamaba “leitourguía”, de donde “leiton” significaba casa de gobierno, y “ergon”, trabajo. Es por ello que designaba la actividad realizada por un ciudadano para el bien común, como equipar una nave, un coro u organizar un espectáculo de teatro. Del griego pasó al latín como “liturgīa” conservando su significado de trabajo comunitario.

La Biblia también utilizó el término como servicio público, para referirse al cuidado de los desamparados o realizar colectas, pero lo extendió a los servicios de tipo religioso, incluyendo el predicamento de la religión, y éste es el significado que hoy se le da a la palabra liturgia, como expresión del culto religioso, es decir, las ceremonias o ritos aprobados por las autoridades religiosas, con que cada creencia reglamenta la exteriorización de su fe, pudiendo incluir cantos y danzas litúrgicas.

La liturgia con connotación religiosa, con acciones y símbolos públicos, estuvo presente en todos los pueblos, desde que aparecieron las primeras religiones politeístas, en forma de rituales.

En el monoteísmo, la liturgia judía incluye plegarias, bendiciones, conmemoración de tradiciones, como la huída Egipto (Pesaj), etcétera. En el Islam también se incluyen oraciones, y la peregrinación a la Meca, al menos una vez durante la vida de cada persona.

Para los católicos la principal liturgia es la Misa, donde por medio del sacerdocio de Cristo, se bendice al Padre y al Hijo y los fieles reciben el Espíritu Santo, para santificarse. También forman la liturgia, la oración, el bautismo, la eucaristía, la catequesis. La música sacra o litúrgica es una parte de la liturgia en muchos de los servicios religiosos.