Concepto de lote

Del gótico “hlauts”, esta palabra fue tomada por el francés como “lot”, con el significado de herencia, compuesta por los terrenos que poseía el causante que se repartirían entre los herederos, y así llegó al español, donde lote puede definirse como cada parte de un todo susceptible de repartición.

Es frecuente hablar de lotes al referirse a las partes en que se subdivide un terreno, que puede destinarse a la construcción o a actividades agropecuarias, que teniendo en su origen un único dueño, al lotearse, permite que el dominio sea adquirido por varias personas que serán propietarios de cada lote. Ejemplo: “no puedo vender el terreno que era de mi abuelo, creo que lo dividiré en lotes para conseguir mejores oportunidades de venta” o “el lote en que edifiqué mi casa es muy pequeño, no me quedó lugar para un jardín”.

Concepto de lote

También se aplica a cualquier conjunto de cosas, en general con similares características, que se agrupan con algún fin, por ejemplo: “compré un lote de cuadros en el remate a buen precio”, “recibí un lote de telas en consignación”, “este lote de medicamentos está vencido” o “el lote de toros expuestos en la feria era muy numeroso”.

Los lotes en la producción designan a un grupo de manufacturas elaboradas específicamente, sin solución de continuidad, como ocurre por ejemplo cuando se fabrican pinturas con un determinado color, o azulejos con algún diseño determinado. En esos casos se recomienda que el comprador anote el número que identifica el lote por si le llegara a faltar el producto, ya que luego será difícil conseguir uno igual.

Lo que cada jugador obtiene al apostar en entretenimientos azarosos, como por ejemplo, en la lotería, también se conoce como lote.