Concepto de magnicidio

La palabra magnicidio se compone de dos términos de origen latino: “magnus” = grande, y “cidio” que alude al acto de matar. Matar a un ser representativo para una comunidad, que puede ser un líder político o religioso es lo que se conoce como magnicidio.

Los motivos por los que se comete un magnicidio son muchos: desestabilizar el sistema, crear caos, mostrar divergencia, tomar el poder vacante, o simplemente adquirir notoriedad o cobrar una suma de dinero, si se hace por encargo. Algunos son asesinos solitarios, y otros responden a una organización.

Concepto de magnicidio

Desde que el hombre se organizó en grupos jerárquicos, existieron disputas por el poder. En el año 3.000 a C. el faraón Ramsés III fue degollado por un grupo de personas cuyo líder era el propio hijo del faraón que deseaba ocupar su lugar. Hacia fines de la república romana, y ante la crisis que conduciría a la instauración del imperio, el cónsul Julio César también fue víctima de una conspiración en el año 44 a C. en las escalinatas del Senado.

Contemporáneamente existieron algunos magnicidios que quedaron en intento, como el que tuvo que sufrir el papa Juan Pablo II en el mes de mayo de 1981. Otros magnicidios se concretaron, como el de Abraham Licoln, el 15 de abril de 1865, el de Mahatma Gandhi acaecido el 30 de enero de 1948 y el de John F. Kennedy, el 22 de noviembre de 1963.

El magnicidio contra el heredero del trono austrohúngaro, Francisco Fernando, y su esposa, ocurrido en Sarajevo, el 28 de junio de 1914, fue un importante antecedente del estallido de la Primera Guerra Mundial.