Concepto de majadero

La palabra majadero procede de majar, verbo que designa la acción de manejar un majo, del latín “mallus” con el significado de “martillo” con lo que la gente ablanda a golpes repetitivos, un objeto. El palo que oficiaba de sostén del martillo era el majadero, y luego se denominó así a la persona que realizaba el acto de martillar. Como el martilleo crea un ruido molesto, pronto la acepción del término se extendió para calificar como majadero a todo sujeto necio, tonto, inoportuno o molesto. También se lo aplica a aquellos que son porfiados en sus pensamientos y acciones sin sustentarlos racionalmente. Los actos del majadero son majaderías.

Concepto de majadero

Los majaderos son quienes se caracterizan por ser inoportunos y poner a otros incómodos con sus acotaciones, gestos o actos.

Los niños son naturalmente majaderos, y suelen hacer comentarios que nos dejan en una situación engorrosa, movidos por su curiosidad o sinceridad natural. Comentarios tales como: “Mamá, esta señora es muy viejita y le faltan dientes”, “Estoy aburrido en la casa del tío, él siempre está enojado” o “Mi hijo de 4 años le dijo a mi suegra que yo siempre estoy hablando mal de ella a sus espaldas” son solo pocos ejemplos de cómo los niños pueden resultar majaderos, y en estos casos, a pesar del embrollo en que suelen colocarnos, resultan simpáticos.

Sin embargo, aplicado a los adultos es una descalificación. Por ejemplo. “Mi hermano es un majadero, siempre está haciendo chistes tontos o molestando a todos y ya tiene 30 años, sería hora de que madure” o “El político no deja de decir majaderías, no tiene ninguna propuesta seria para mejorar la sociedad”.