Concepto de mano de obra

Se denomina mano de obra, tomando mano en el sentido de trabajo físico o mental, y a obra como un producto tangible o intagible producto de la acción humana, al o los recursos humanos que se necesitan para elaborar un bien. Si bien la mano solo es la herramienta que da lugar al trabajo manual o artesanal, se aplica la expresión a todo tipo de trabajo que origine un producto.

Así, cuando contratamos un albañil para construir o refaccionar una vivienda, cuando una persona hace una comida, cuando un escritor escribe su libro, la labor del albañil, la del cocinero y la del escritor, son la “mano”, y la obra es su resultado: la construcción total o parcial de la casa, la comida o el libro, respectivamente.

Concepto de mano de obra

Entre los costos de producción industrial de las mercancías se deben distinguir los que se generan en virtud de los materiales empleados, y el precio de la mano de obra, o sea el trabajo obrero, que da lugar a la paga de un salario. Ambos costos inciden en el precio final con el cual el producto saldrá al mercado, al que se agregará otro valor, en concepto de ganancia.

Hay manos de obra directas que intervienen en forma inmediata en la realización del producto, como los casos antes mencionados, y otras indirectas, como la de los que efectúan tareas administrativas, de gestión, comercialización o de control, dentro o vinculados a los centros de producción.

La mano de obra esclava es la que resultaba en el pasado (abolida en el siglo XIX) de usar seres humanos denigrados a la calidad de cosas, para la producción de bienes y servicios, sin abonarles paga alguna, ya que carecían de derechos. Su supresión fue muy resistida pues era una mano de obra muy útil y sumamente barata, pues solo se debían hacer a su respecto actos conservatorios para que siguieran sirviendo (proveer a sus necesidades más básicas de alimentación, vivienda y ropas, aún de modo muy precario).