Concepto de mar

Los mares forman parte de la extensa cantidad de agua que cubre la superficie de la Tierra, en un 70,8 %. En estas aguas, cabe diferenciar las aguas continentales de las aguas marinas. Estas últimas son más abundantes y poseen más cantidad de sales disueltas. En ellas se distinguen los océanos, que separan los continentes; y los mares, más cercanos a las costas, con menor profundidad que los océanos, y casi siempre situados sobre la plataforma continental.

El agua del en la parte donde llegan los rayos del sol, es más cálida en las zonas ecuatoriales pues allí son más fuertes los rayos solares. A más de 400 m. de profundidad, la temperatura del agua se mantiene constante (nunca más de 4º C.) ya que allí no tiene incidencia el calentamiento solar.

El mar posee movimientos: Los que ocurren por la acción del viento y se verifican verticalmente se conocen como olas. Los que suceden por la atracción lunar y solar se denominan mareas, y ocasonan cambios en la altura del nivel del mar. Las corrientes marinas provocadas por la ubicación de los continentes, los vientos y el movimiento de rotación de la Tierra, son movimientos permanentes de traslación, y pueden ser cálidas o frías.

El fondo de los mares (plataforma continental) presenta distintas formas de relieve (mesetas, llanuras y fosas). El nivel marino está situado al nivel 0 metro de altura. Las tierras emergidas están por sobre ese nivel, y las sumergidas por debajo,

Los más grandes mares del mundo son el mar de Coral con 4.791.000 km², ubicado al oeste del Océano Pacífico; el mar de la China meridional, con 3.447.000 km² , y el mar Arábigo con 3.683.000 km² de extensión.

Los mares son una vía importante de comunicación, y muy usados para el traslado de personas y mercaderías; proveen de recursos alimenticios; brindan energía mareomotriz; poseyendo algunos, importantes yacimientos de petróleo, como el mar Caspio, que es un mar interior o cerrado, una especie de gran lago.