Concepto de maya

La palabra maya proviene de la lengua nahuatl de los habitantes de la América precolombina y significa antepasado.

Fue una cultura que se extendió territorialmente por una superficie aproximada de cuatrocientos mil kilómetros cuadrados desde la laguna Tupilco, ubicada en Tabasco, lo que hoy es México, hasta el valle de Ulúa en la actual Honduras, y el río Lempa en el Salvador.

Fue una destacada civilización iniciada alrededor del año 1500 a. C, cuyos componentes eran de baja estatura, de cabello lacio, cara ancha, nariz recta, ojos algo rasgados y pómulos salientes. Sus dientes eran limados ex profeso para modificar su forma.

Se destacaron arquitectónicamente por el llamado “arco maya” que eran techos o bóvedas de piedras saledizas. Construyeron pirámides truncadas, con terrazas superpuestas, templos, altares, y centros ceremoniales. Produjeron cerámica policromada y decoración con plumas. Provocaban deformaciones de sus cráneos.

Las principales ciudades-estados mayas fueron Uxmal y Chichen-Itzá. El jefe de cada ciudad se denominaba halach uinic.

Se diferenciaban varias clases sociales, la de los jefes políticos y religiosos, los guerreros, los comerciantes, los adivinos y curanderos, los campesinos y los esclavos.

Como técnica agrícola, utilizaron el sistema de roza, por la que quemaban los terrenos para eliminar la vegetación, usando las cenizas como abono, para luego cultivar.

La creencia del origen del hombre decía que fue hecho de maíz y el principio creador era Hunab Kú. Sus dioses estaban relacionados con las fuerzas naturales, practicaban el animismo y el culto de los muertos.

Tuvieron su característica escritura jeroglífica. En matemática usaron el número cero, en un sistema de numeración vigesimal y posicional.

Tuvieron su propio calendario ritual de 260 días y otro civil de 365 días. De la combinación de ambos surgió la rueda o ciclo de 52 años, basamento de la cronología de los mayas.

En la mitología griega, Maya era la mayor de las hijas, y también la más bonita, del titán Atlas, y de la ninfa Pléyone. Maya y sus hermanas son consideradas diosas de la montaña. Maya fue madre de Hermes al que concibió junto al Dios Zeus.

En el hinduismo maya es la materia, y es uno de los cuatro nudos responsables de sujetar el alma al mundo material.