Concepto de mazmorra

La palabra mazmorra es de origen árabe. Procede del árabe clásico “matmurah” con el significado de granero o silo, lugares subterráneos donde se guardaban los granos, y por extensión donde se recluía a los criminales peligrosos o a causa de persecuciones religiosas. El equivalente latino de mazmorra es “calafodium” o en castellano, calabozo.

Las mazmorras son prisiones subterráneas, que tradicionalmente se han construido en castillos y fortalezas, con fines de mantener alejados a los delincuentes del resto de la sociedad, pero también para castigarlos y atormentarlos. Eran lugares sombríos y oscuros, donde las celdas eran atravesadas por galerías subterráneas iluminadas tenuemente con antorchas, lo que daba al lugar un aspecto siniestro y macabro, donde los prisioneros, en su mayoría encadenados, esperaban su ejecución o el pago de su rescate pasando hambre y frío.

Concepto de mazmorra

Los árabes encerraban en mazmorras a los cristianos. En Roma recibió una mazmorra el nombre de “Tullianum” o “Cárcel Mamertina”, porque fue construida en el foro, posiblemente por orden del monarca latino Tulio Hostilio, tercer rey de Roma, y de carácter cruel y belicoso. Cuenta la leyenda que San Pedro estuvo allí previo a su martirio. Primero fue una cisterna, ya que en ocasiones, eran usadas a modo de mazmorras, cisternas vacías, donde se alojaba a los prisioneros para que murieran de hambre y sed.

En algunos lugares, las mazmorras son usadas actualmente como lugares turísticos, como el caso de las mazmorras de Londres, con actores que brindan un espectáculo de humor negro.

En la actualidad las mazmorras integran con fines recreativos, juegos de rol, donde los jugadores deben enfrentar a monstruos que aparecen en laberintos y celdas sombrías.