Concepto de mercantilismo

El mercantilismo, palabra derivada del latín “mercantis” = referido al comercio; como doctrina política y económica, estuvo vigente entre los siglos XVI y XVIII, alcanzando toda la modernidad, especialmente a partir del auge comercial surgido desde el descubrimiento del continente americano; siendo Jean Baptiste Colbert (1619-1683) quien desempeñó el cargo de ministro del rey francés, Luis XIV, uno de sus principales exponentes.

Según esta concepción, las naciones basan su riqueza en tener abundancia en metales preciosos, oro o plata. La intervención del Estado en la economía es muy fuerte, lo que hace que se ejerza control monetario, se incremente y proteja la producción local; y se efectúe poca demanda externa, pues la favorabilidad de la balanza de pagos se basa en comprar poco al exterior y vender mucho.

Concepto de mercantilismo

Colbert en Francia, en ejercicio de estas ideas, trató de que su país creciera a costa de sus vecinos, en especial de Holanda. Para ello fomentó en gran medida la actividad agraria e industrial, estableciendo manufacturas reales, de objetos de lujo, para consumo de la propia Corte real, pero también atendiendo la demanda del resto de Europa.

Introdujo fuertes trabas a las importaciones, como la “tarifa de 1667”. Fundó compañías comerciales, subsidió los armadores de buques, y alentó a que se desarrollara una marina mercante. Concedió a los empresarios locales, subsidios y créditos que no devengaban intereses. La lucha por los mercados mundiales impulsó el desencadenamiento de guerras imperialistas.

Un gran detractor del mercantilismo fue el liberal escocés Adam Smith (1723-1790) considerando que era un sistema económico que el Príncipe tenía a su servicio. En el siglo XVIII surge la Fisiocracia.