Concepto de místico

La palabra místico proviene etimológicamente del griego μυστικός de donde pasó al latín como “mystĭcus” siendo su significado, “oculto”, “cerrado” o “misterioso”. Ya Platón en la Grecia politeísta habló de lo místico y tuvo gran influencia en los místicos cristianos. Para Platón, algunos privilegiados podían elevarse mentalmente para alcanzar por intuición la idea de la divinidad. La cultura celta, entre otras tantas del mundo antiguo, invocó a la magia y otras fuerzas misteriosas.

Concepto de místico

Se aplica el calificativo místico, a las personas entregadas en forma total, a la vida espiritual, religiosa o no. En el primer caso, los místicos son los que intentan alcanzar una comunión con lo divino durante su existencia terrenal, logrando vivencias que transportan o hacen experimentar al místico, un verdadero éxtasis. La teología religiosa es propia del judaísmo, el islam y el cristianismo. La filosofía no religiosa budista intenta también llegar a través de la meditación, la concentración y la intuición al nirvana, en la búsqueda de la paz espiritual.

Conexas con estas experiencias espirituales, el arte a través de sus diversas formas, pinturas, esculturas, música, cine; y la literatura, han incluido el misticismo entre sus temáticas. Mark Rothko (1903-1970) fue un pintor que nació en Letonia pero casi toda su vida transcurrió en Estados Unidos. Plasmó en sus obras, lo que algunos creyeron ver técnicas del misticismo oriental, pues reflejan a través del sentido religioso de sus grandes formas, lo trascendente de la idea de libertad sobre la gravedad terrestre. Como poetas místicos podemos mencionar a Santa Teresa de Jesús 1515-1582) y a San Juan de la Cruz 1542-1591).

En otro sentido, y originado en el italiano “mistaco”, místico designa a un medio de transporte marítimo de velas latinas y que consta de dos o tres palos.