Concepto de motín

Desde el siglo XIV y derivada del francés “mutin” la palabra motín designaba un acto de rebeldía e insubordinación individual o colectiva. En la actualidad se usa también para denominar a los actos de desobediencia, pero siempre colectiva, violenta y anárquica, conformada por muchas personas con un sentimiento común, pero sin planificación ni orden, especialmente restringida a ciertos ámbitos específicos, como a las tropas del ejército, a los marinos, a los reclusos de las cárceles, a los alumnos de un colegio, a los trabajadores de un determinado lugar, a los integrantes de un pueblo invadido por extranjeros, etcétera. Si el acto trasciende el específico lugar donde se originó, por ejemplo si los estudiantes salen a manifestar su rebeldía por las calles y se les suma más gente, a la vez que cobran cierto carácter de organizativo, se convierte en una rebelión.

Concepto de motín

Los motivos que impulsan los motines pueden ser justos o injustos objetivamente considerados, pero para los amotinados representa su modo de hacerse oír ante situaciones que ellos consideran indignas o inequitativas, por parte de quienes tienen autoridad sobre ellos.

Entre los numerosos ejemplos que podríamos citar, el motín del té, ocurrió en Boston, el 16 de diciembre del año 1773, donde norteamericanos en señal de protesta contra los ingleses, de los que eran colonia, tiraron un cargamento de té al mar, en represalia por un excesivo impuesto a la importación de té.

Un motín de trascendencia mundial, con características próximas a la rebelión por su magnitud, ocurrió en Aranjuez (España) en los días 17 y 19 del mes de marzo del año 1808, que marcó en buena medida el ocaso del Antiguo Régimen. El motín, en vistas a lograr la abdicación de Carlos IV en el príncipe de Asturias y futuro Fernando VII, tuvo como blanco principal al Primer Ministro y Gran Almirante durante el reinado del rey Carlos IV, Manuel Godoy, al que se responsabilizaba de una creciente crisis política y económica que acuciaba al país, y de realizar alianzas perjudiciales con Inglaterra y Francia, y casi le costó la vida.