Concepto de movilidad social

Aunque puede existir movilidad social a causa de las migraciones cuando una persona deja de pertenecer a una sociedad para integrar otra ubicada en otro sitio geográfico, en general se usa el término en el sentido de la posibilidad de ascender o descender de clase social, de acuerdo al nuevo orden surgido en la sociedad contemporánea, donde los estamentos del Antiguo Régimen, cuyas características eran la inmovilidad y rigidez fueron reemplazados por las clases, que son móviles.

En este último sentido la movilidad social puede darse vertical u horizontalmente. En el primer caso, puede ser ascendente (mejorando) o descendente (empeorando) su situación social. Ejemplos de movilidad social ascendente: una persona nacida en un lugar humilde, de padres obreros, logra acceder a estudios universitarios y se convierte en un destacado profesional; por el contrario sería ejemplo de movilidad social descendente el caso de un empresario cuyos malos negocios lo conducen a la ruina financiera. La movilidad social es más frecuente en centros urbanos que en el campo.

Si bien puede existir una movilidad social de tipo horizontal esta es poco relevante a nivel individual y general, como cuando alguien cambia de trabajo por otros de igual status, por ejemplo un empleado de un comercio de ropa para a desempeñarse como secretario de un consultorio médico, con ingresos similares.

La movilidad social debería basarse en el mérito (meritocracia) pero esto no siempre sucede, ya que algunos integran las altas clases sociales por herencia o por haber obtenido sus ingresos por medios ilegítimos. El contexto socio-económico y político también es determinante en la movilidad social, ya que si es favorable, será más factible poder ascender, y se descenderá, en general, en épocas de crisis.