Concepto de multitud

La palabra multitud proviene en su etimología del vocablo latino “multitūdo”, siendo su significado el de gran abundancia de cosas o personas, aunque el número para que se constituya la multitud no es preciso, sino subjetivo, y a veces tendencioso. Por ejemplo, en un periódico oficialista podría leerse “muchas personas se concentraron en la plaza para reclamar al gobierno más empleo”, y medios no oficiales podrían decir, “no eran muchas personas solamente, sino una verdadera multitud” lo que hace aparecer la protesta con más fuerza.

Concepto de multitud

Multitud tiene varios sinónimos, aunque en el lenguaje cotidiano solemos usarlas para diferentes contextos. Por ejemplo, en general podemos hablar de multitud de personas o de muchedumbre en forma indistinta, pero cuando nos referimos a cosas, lo más frecuente es utilizar multitud. El gentío es exclusivo para personas.
Las multitudes para Hobbes son negativas y constituyen una amenaza para el Estado. El pueblo es para él el conjunto de ciudadanos que aceptan las reglas impuestas, y la multitud la que se rebela sin constituir una unidad.
A diferencia de las multitudes la unión de personas que integran el pueblo, lo que los antiguos romanos llamaban el “populus”, son una unidad.

Actualmente la multitud es una forma de conglomerado donde existe contacto físico, pero son extrañas unas con respecto a las otras, y su contacto social es limitado. La multitud adopta una actitud amorfa pero pasiva, como ocurre cuando se junta gran cantidad de gente para ver un espectáculo, para hacer compras en una tienda o para presenciar un accidente. Cuando esa cantidad de gente acciona en forma violenta y con líderes que las dirigen se denomina turba.

El crítico estadounidense Howard Rheingold acuñó el término de multitudes inteligentes, para referirse a las personas que logran una acción coordinada y eficaz interactuando entre sí gracias a las nuevas tecnologías.