Concepto de narcisismo

Narciso es el nombre de un personaje mitológico, que fue relatado por Ovidio, poeta romano del siglo I antes de la era cristiana. Narciso era un joven de extraordinaria belleza, capaz de enamorar pero no de enamorarse, salvo de sí mismo, pero nunca se había visto. Afrodita lo tentó a mirarse en las aguas del río, quedando fascinado ante su propia imagen, no pudiendo moverse de allí, y convertido así en flor, ya que nunca pudo salir de ese lugar y del encantamiento por sí mismo.

Es por ello que se conoce como narcisismo el amor hacia uno mismo, la vanidad, la necesidad de ser admirados, la imposibilidad de sentir empatía, lo que puede presentarse en varios grados, desde leves y normales hasta severos y patológicos, relegando al sujeto de cualquier sentimiento que involucre a otros. Si bien en apariencia el narcisista posee una altísima autoestima, esta consideración excesiva hacia sí mismo, esconde una autoestima baja. Se rodean de aduladores y ansían ocupar posiciones de poder.

Concepto de narcisismo

Para el padre del psicoanálisis, Sigmund Freud (1856-1939) el narcisismo forma parte de la evolución normal de la personalidad durante los primeros meses de un bebé y hasta el año de vida, donde el ser humano se interesa sólo por sus necesidades. Esto se denomina narcisismo primario. Como forma patológica, el narcisismo secundario, se vuelve ya en el adulto hacia sí mismo, olvidándose de lo exterior, una vuelta a ese estado del bebé autoerótico, muchas veces producto de una crianza donde se sintieron poco valorados, y por eso el desarrollo de su personalidad queda fijado en la etapa oral, de gratificación. Si bien, a diferencia del narcisismo primario, el adulto reconoce la existencia de objetos externos, solo los toma en cuenta en relación a sus propias necesidades. Los intereses son los los del narcisista, las ideas solo las suyas, no aceptan oposición. Es por ello, que necesitan que los demás los idealicen, pero temen que esto no suceda, y por ello se crean una imagen de seguridad y omnipotencia que no coincide con la realidad, ya que le temen a las frustraciones y al fracaso.