Concepto de nihilismo

El máximo exponente del nihilismo es Nietzsche (1844-1900) que reactualizó una concepción ya vigente entre los antiguos escépticos griegos, y consiste en una postura filosófica opuesta a la metafísica y a la ontología, ya que el ser es concebido como una “nada” intrascendente. En efecto, la etimología, nos remite al latín, donde “nihil” significa “nada”.

No existe en la vida una finalidad posterior, una vida luego de la muerte, no hay valores ni autoridad a quien someterse, ni saberes irrefutables, especialmente lo que no son comprobables y pretenden instaurarse por la fe.

Concepto de nihilismo

Es una ideología sin dogmas, abierta a muchas posibilidades, pues considera al mundo un devenir constante, al que el hombre debe arrojarse y no tratar de evadirlo; pero sin ataduras teológicas o políticas, preconizando en este caso, el anarquismo. El hombre debe encontrar su sentido en la tierra, destruyendo la idea de Dios, y haciendo surgir lo que llama “el hombre nuevo” o “superhombre”.

Para Nietzche la esencia vital es la voluntad de poder, si ésta no existe solo queda la nada, el nihilismo, que está representada por los pseudos valores que el hombre cree que son verdaderos, pero son una mentira, que se derrumba, pues el nihilismo activo demostrará su falsedad, y dará lugar a la aparición de valores nuevos.

A su vez, Martín Heidegger (1889-1976) al menos hasta la Segunda Guerra Mundial sostiene que el hombre busca refugio en una existencia no auténtica para escapar de la angustia que le produce la nada que representa su existencia finita. El hombre tendría una existencia autentica, si se aceptara como un ser destinado a morir.