Concepto de niño

La Convención sobre los derechos del niño, considerada como tales a aquellos seres humanos que no han alcanzado la edad de 18 años, a efectos de brindarles una protección especial.

En sentido más restringido podemos considerar niños a los humanos menores de 10 años, o sea que no han llegado a la pubertad, aunque otros consideran que sería hasta los 12 o 14 años en que comienza la adolescencia. Como vemos no es un término preciso, y significa que la persona aún no ha llegado a su pleno desarrollo físico y mental, y a su madurez emocional, necesarios para enfrentar la vida adulta. De todos modos, se considera ya superada la etapa en que se consideraba al niño como un pequeño adulto, que necesitaba prepararse para enfrentar su madurez, y no una etapa de la vida con características propias y necesidades particulares. Este cambio recién se operó a partir del siglo XVIII.

Los antiguos romanos habían distinguido las siguientes etapas: los infantes que comprendían desde el nacimiento, hasta los 12 años si se trataba de mujeres, y hasta los 14 años, si eran varones, edad en que se consideraban adquirían la posibilidad de procrear, y comenzaba la pubertad. Dentro de la infancia se consideraban a los menores infantes, hasta los siete años, a los que no se los consideraba jurídicamente, debiendo actuar por medio de sus representantes legales, quien ejerciera la patria potestad, o en su defecto, el tutor, y los infantes próximos a la pubertad, de más de siete años, con algunas posibilidades de ser escuchados, aunque debían contar con representación para autorizar sus actos. La responsabilidad penal era adquirida a los 10 años, ya que antes se consideraba que no habían podido comprender la ilicitud de sus actos.

Actualmente se consideran las siguientes etapas, que no son rígidas variando en las distintas clasificaciones:

Lactante: Recién nacido que es amamantado o debería serlo, aproximadamente hasta el año de edad. Niño o primera infancia: Desde el año hasta la edad de cinco años. Segunda infancia o segunda etapa de la niñez, que coincide con la escolarización primaria: desde los cinco años hasta los 12 años. Dentro de esta etapa a partir de los 10 años, puede hablarse de pubertad, donde comienzan los cambios psicofísicos que van a convertir a los niños en adultos.

La adolescencia puede considerarse como parte de la niñez al solo efecto de brindarles protección adecuada, y si consideramos como niños a aquellos seres humanos que aún no pueden manejarse por sí solos en el mundo adulto, por estar bajo la patria potestad de sus padres, o en su defecto bajo tutela. La protección de la niñez tiende a su pleno desarrollo psicofísico, con una alimentación adecuada, educación y alejarlos del mundo del trabajo, para el que aún no están preparados.