Concepto de nobleza

La nobleza alude a un sector social privilegiado, que obtenía su supremacía ya sea por herencia de antepasados ilustres, o como recompensa real por grandes favores realizados ellos mismos al Estado. Existió en Europa, en la Edad Antigua, como por ejemplo en Egipto, y en el pueblo hebreo reconocidos por la propia Biblia. Subsistió en las edades Media y Moderna, e incluso en las sociedades americanas precolombinas, como la nobleza incaica.

Eran nobles aquellos hombres que se destacaban del resto de los humanos, pues se consideraban no comunes, sino mejores, y como tales poseían prerrogativas. Suponía la existencia de sociedades jerarquizadas, diferentes a las actuales sociedades democráticas del mundo occidental, donde los títulos de nobleza, como por ejemplo, los de condes, duques, marqueses o barones, ya fueron abolidos; a partir del siglo XVIII, cuando la Revolución Francesa luchó contra el Antiguo Régimen y los privilegios feudales.

Los nobles desde la Edad Media Europea conformaban uno de los estados privilegiados, siendo el otro, el clero. Entre sus principales concesiones estaba la de no abonar impuestos, los que recaían en la clase trabajadora, que estaba integrada en el tercer estado, sobre todo en la burguesía, que eran ricos empresarios que sostenían con sus impuestos a todo el Estado, por ser los que más ganaban, pero que no tenían ninguna participación en la vida política.

En general, la actividad de la nobleza era la guerra, vista como una tarea de honor. Cuando no había guerras, organizaban espectáculos o competencias de luchas o simplemente las presenciaban.

Cuando en el lenguaje cotidiano hoy empleamos la palabra nobleza, es para referirnos a una persona o animal (en general, perro o caballo) que tienen la virtud de la lealtad.