Concepto de obituario

La palabra obituario se utiliza para designar el registro de los muertos, y se deriva del vocablo latino “obitus” que significa “fallecido”, de donde se derivó “obituarius” en el sentido de “relativo a los muertos”.

Hacer una nómina de los muertos es común como anuncio periodístico diario, para informar a la comunidad local de los fallecidos ese día o el anterior, para que los conocidos del muerto y/o de su familia puedan hacerles llegar sus condolencias o acompañar al difunto hacia el lugar donde descansará de modo eterno. También se anuncian en los periódicos los aniversarios de fallecimientos y las misas y otras honras que se realizan en la memoria de quien ya no está entre los vivos. En general, hay una sección especial denominada obituarios, necrológicas o avisos fúnebres.

Concepto de obituario

Ejemplo: “Leí en la sección de obituarios, que hoy realizaron el entierro de un antiguo amigo de la familia, tal vez vaya a su velorio a acompañar a sus familiares en este triste momento”.

Puede también la información ir acompañada de una reseña sobre quién fue esa persona durante su vida, en qué se desempeñó, qué familia conformó y en qué se destacó, para que de algún modo se lo recuerde a él y a sus méritos, destacando que no fue en vano su paso por la vida terrenal. Esto es lo que se conoce como obituario en sentido estricto.

También se efectúan obituarios con fines administrativos, para tener un registro de los muertos, tanto en las parroquias (en los libros parroquiales) como en dependencias públicas para tener un control, de los fieles que ya no concurrirán en el primer caso; y de quienes no tributarán o participarán de actos electorales, entre otros acontecimientos que hacen a la vida pública.