Concepto de obsceno

La palabra obsceno deriva su etimología del latín “obscēnus”, palabra integrada por el prefijo “ob” que significa “hacia” y por “caenus” que puede traducirse como “suciedad”. Otros autores dicen que proviene de “scenus” término que a su vez fue tomado del teatro griego, como lo que se hacía fuera de escena “ob skena” por ser violento o inmoral. Aulo Gelio (123-165 d. de C.) escritor romano autor de las “Noches áticas” usaba la expresión “obscenæ aves” para designar a las aves que traían mala suerte o eran de “mal agüero”.

Concepto de obsceno

Puede definirse lo obsceno como aquello que atenta contra el pudor, o sea lo que es vergonzoso, especialmente referido a lo sexual, aunque también puede utilizarse para calificar toda acción indecente, o que repugna a la conciencia, por ejemplo: “el sueldo de los dirigentes políticos es tan alto que resulta obsceno comparado con la miseria que gana el cómún de la población en esta época de crisis”.

Las palabras surgen por convención, y aquellas cargadas de alto contenido sexual y falta de vergüenza, reciben el nombre de obscenas, y se utilizan para ofender o agraviar a quien van dirigidas, salvo que se usen en reuniones de amigos con alto grado de confianza y todos entiendan que se usan con el solo fin de divertirse y que queden en el ámbito privado.

Las imágenes obscenas son aquellas que al verlas provocan un sentimiento de repudio en la mayoría de las personas por mostrar realidades de un modo impúdico sin necesidad artística o con fines probatorios (en este caso solo deben usarse en lo que sirva para esclarecer el delito y no divulgarlas). La pornografía integra las llamadas imágenes obscenas. A veces no es tan claro el límite entre la libertad de expresión y el respeto a la moral pública, por lo que la calificación de obsceno de una obra artística (pintura, escultura, película, libro) puede ocultar una restricción a dicha libertad creativa.