Concepto de odisea

La palabra odisea proviene del griego “Odysseus” traducido como Ulises en latín, nombre del personaje de la obra de Homero “La Odisea” que debió soportar múltiples aventuras para volver a su patria, Ítaca, una isla del mar Jónico, donde él era el rey; lo que le tardó una década.

Es por ese motivo que actualmente la palabra odisea se refiere a una aventura accidentada o experiencia plagada de escollos. Así solemos emplear la palabra para decir por ejemplo “conseguir el certificado fue una odisea, lo tuve que pedir tres veces y me lo negaban, hasta que logré que un empleado amable se ocupara” o “llegar hasta acá fue una odisea, el auto se nos rompió dos veces”.

En “La Odisea”, poema épico de Homero, que data del siglo VIII antes de la era cristiana, Ulises soportó toda clase de problemas a bordo de su nave, cuando retornaba de combatir en la Guerra de Troya, que tardó diez años, relatada en otro libro del mismo autor,“La Ilíada”.

Los vaivenes del personaje en “la Odisea” son relatados en veinticuatro cantos fantasiosos, donde Odiseo o Ulises despliega toda su astucia para sortear los males que le devienen por acción de los dioses, recorriendo el país de los lotófagos, el lugar habitado por cíclopes y la isla donde vivía Eolo, dios de los vientos, hasta que finalmente puede regresar, recuperar a su fiel esposa Penélope, que debió soportar el hostigamiento de muchos pretendientes durante la ausencia de su marido (esos sujetos sufrieron la venganza de Ulises). También pudo volver a disfrutar de su hijo Telémaco y de su trono. Su perro Argos si bien lo reconoció, murió de la emoción.