Concepto de parca

Temida por todos, que la queremos ver bien lejos, la Parca inexorablemente llega, antes o después, para poner fin a nuestros sueños, penas, ilusiones, alegrías y angustias. Representa el fin de nuestra existencia, al menos en la Tierra, si es que existe un “más allá”: “La Parca con su guadaña nos lleva a justos y pecadores” o “nadie puede escapar a la Parca por más rápido que corra”.

¿Quién es la Parca? ¿De dónde nace este nombre de mujer para aludir a quien nos viene a acompañar y conducir en nuestro último aliento? En realidad este nombre nació en la mitología romana, que a su vez la tomó del mito griego de la Moiras, dónde se nombraba como tal a cada una de las tres diosas, que se repartían la tarea de construir y desintegrar el hilo vital, aunque tenían a su vez nombres particulares: una de ellas, Cloto en griego y Nona para los romanos, lo hilaba con su rueca, otra, llamada Láquesis en griego, y para los romanos, Décima, tomaba la medida de la hebra en su longitud, representando el tiempo de la vida o algunos creen que el matrimonio; y por último, Átropos en griego, o Morta en Roma, la verdadera parca en nuestra acepción actual, era quien lo cortaba con sus tijeras. Tanto las Moiras griegas como las Parcas romanas simbolizaban el destino, y a ella les temían todos, incluso Zeus (Júpiter para los romanos) que era su padre, mientras que su madre era Nox, diosa de la oscuridad. Se las representaba como mujeres ancianas.

Concepto de parca

Francisco de Goya (1746-1828) pintó una recreación en colores ocres y negros (forma parte de sus “pinturas negras”) de este mito a la que llamó “Átropos, Las Parcas o El Destino” en los muros de la “Quinta del sordo”, como se conocía la vivienda que compró en el año 1819. Puede apreciársela en el Museo del Prado.

Por otro lado, y con etimología en el latín “parcus” que deriva de “parcere” en el sentido de ahorrar, se califica a una persona como parca cuando es moderada en general en sus expresiones, hablando muy poco, lo que torna a los parcos, en seres introvertidos, y pocos sociables o comunicativos. Ejemplo: “La niña es muy parca, me cuesta sostener con ella una conversación fluida”.