Concepto de peronismo

El peronismo es una ideología política muy importante en la República Argentina, nacida tras la revolución de 1943 y que alcanzó su máximo esplendor en 1945, cuando un 17 de octubre, los simpatizantes del militar y político Juan domingo Perón se manifestaron públicamente pidiendo por su libertad, pues había sido detenido.

El nombre de peronismo se deriva del pensamiento de su líder, Juan Domingo Perón que bregó fundamentalmente por la protección de la clase obrera, y llegó por primera vez a la presidencia de la nación en 1946. Sin embargo el peronismo no pregona la extinción de las clases sociales como el comunismo, sino la reivindicación de los derechos de los que menos tienen, protegiendo además, a la industria nacional, para lograr independencia en materia económica, además de soberanía en el plano político.

El partido Peronista primero se llamó Laborista. Es un partido nacional, de masas, populista, también conocido como Movimiento Nacional Justicialista, nombre que debió adoptar, ya que en 1971, se prohibió que los partidos pudieran denominarse con nombres propios.

El peronismo adoptó el nombre de Justicialismo pues la bandera de la justicia social es lo que siempre lo ha identificado, contando con el apoyo de los más humildes y de los sindicatos.

La figura de Juan Domingo Perón es venerada por sus partidarios al igual que la de su segunda esposa, Eva Duarte de Perón a la que los humildes proclamaron como su “abanderada”. Sin embargo así como los peronistas enaltecen su figura, una corriente opositora muy fuerte, llamada antiperonismo provocó a lo largo de la historia persecuciones graves contra Perón y el peronismo. Juan Domingo Perón fue derrocado tras dos mandatos sucesivos en 1955 por un golpe de Estado que proscribió el peronismo, situación que se mantuvo por 18 años, y en 1976, su tercera esposa María Estela Martínez, que había asumido el mando del país tras la muerte de su esposo en 1973, que estaba desempeñando una tercera presidencia, fue depuesta por la Junta Militar, que dio inicio a la dictadura más fatídica de la historia del país.

Con el retorno de la democracia en 1983, el peronismo fue derrocado en las urnas por el radicalismo representado en Raúl Alfonsín. Las elecciones de 1989 le dieron el triunfo al peronismo asumiendo su líder Carlos Menem, que ejecutó una política neoliberal distante con los principios del peronismo, dándose en llamar a este período menemismo. Muchos peronistas en desacuerdo con el menemismo fundaron sus propios partidos, que se unieron en el FREPASO, que a su vez se unió al radicalismo, y juntos lograron ganar las elecciones de 1999, por la cual la Alianza llevó al poder al radical Fernando de la Rúa, quien renunció ante la presión popular a fines de 2001. Los peronistas Adolfo Rodríguez Saa y Eduardo Duhalde ejercieron interinamente el mando del Ejecutivo, hasta que en las elecciones de 2003 ganó el candidato peronista Néstor Kirchner, al que sucedió su esposa Cristina Fernández. El peronismo perdió las elecciones nacionales en 2015, asumiendo el cargo de presidente de la Nación el candidato por el PRO, Mauricio Macri, en una alianza con el radicalismo.