Concepto de personaje

La palabra personaje deriva de persona, término de origen griego que designaba a las máscaras que usaban los actores de teatro, abiertas solo en la boca, por lo cual, los hablantes hacían “resonar” su voz ante el auditorio.

Sin embargo, esta significación de persona en el ámbito teatral, dio lugar a la de personaje (pasando persona a ser quien es receptora de derechos y obligaciones) que designa a quienes representan en la ficción, ya sea literaria, cinematográfica o teatral a seres que no son ellos mismos, o si fuera sobre su propia vida “actuándola” cambiando hechos circunstancias o vivencias para hacerla más impactante al espectador o lector, quien se forma de ellos una imagen mental.

Los personajes pueden no ser seres humanos, por ejemplo animales o cosas personificadas: “El perrito es un personaje encantador” o “en los dibujitos el árbol que habla, aparece como un personaje clave”, o pueden ser también seres sobrenaturales, como hadas, gnomos o dioses.

Existen personajes principales o protagonistas, generalmente también personajes circulares, multifacéticos y carismáticos, y quienes cumplen roles complementarios, llamados personajes secundarios, más simples o lineales. En las obras unitarias existe un solo personaje o protagonista.

Cuando los personajes son creados en forma literaria, existen en el papel o el soporte virtual utilizado, pero en el caso de representaciones teatrales se necesitan actores, lo mismo que en las cinematográficas, salvo que se trate de dibujos animados.

Quien en la vida real asume una actitud descollante positiva o negativa también se dice que es un personaje, por ejemplo: “San Martín fue un personaje célebre de la historia argentina” o “Tu vecino es un personaje, siempre está haciendo el ridículo” respectivamente.