Concepto de petulante

Del latín “petulantia” derivado del verbo “petulare” y a su vez de “petere” con el significado de “pedir con insolencia y reclamar en forma atrevida, violenta y descarada”, el petulante en la actualidad es aquel que muestra una actitud soberbia y presumida, se siente superior a los demás, engrandeciendo sus aptitudes y logros en forma exagerada. En las legiones romanas, los “petulans” eran batallones de auxilio.

El petulante es soberbio y engreído, despreciativo y altivo, tal vez para esconder su inseguridad y sus miedos, rebajando a los otros para poder subir él mismo en su propia consideración, e intentar que los otros lo admiren. Quien es petulante siempre cree tener la razón y ser el dueño de la verdad, por lo cual no acepta que se lo cuestione o critique. En general son seres despreciados y que tienen pocos allegados, nunca amigos, pues los amigos son iguales, y el petulante está siempre por encima y necesita subordinados. El peligro es cuando el petulante ocupa una posición de poder, ya que tenderá a tratar a quienes están bajo sus órdenes con muy poca consideración, y ellos por obligación o necesidad tenderán a respetarlo, para no perder sus trabajos o privilegios. Es frecuente que en estas circunstancias se rodee de aduladores, que no vacilarán en dejarlo solo cuando ya no detente el poder.

Concepto de petulante

Es un pecado, equiparable al de la soberbia, pues son palabras sinónimas. Se opone a la humildad y al respeto por el otro considerado como un igual.

Los jóvenes suelen sentirse invencibles y dotados de una gran fuerza y energía lo que en algunos se traduce en petulancia, despreciando los consejos de sus mayores.