Concepto de picardía

La palabra picardía, de origen aún incierto, y objeto de arduas discusiones, es una cualidad que puede tener un individuo, humano o animal, y puede ser positiva o negativa según el caso. Ejemplos: “este niño es muy pícaro, simula estudiar, pero tiene una revista debajo del libro”, “el pícaro perrito, ha robado comida que dejé para enfriar” o “con mucha picardía, aprobó los exámenes, copiándose” o “la anciana ha sido estafada por un pícaro que se valió de su simpatía y argucias para engañarla”.

Concepto de picardía

Como vemos con los ejemplos dados, la picardía hace referencia a actitudes engañosas y simuladas para conseguir un fin, lo que en ocasiones resulta gracioso, travieso, y en otras puede ser un hecho ilícito; aunque también se usa para referirse a ciertas expresiones faciales o posturales, que denotan simpatía, desenfado y expresividad, como por ejemplo: “tienes una mirada pícara”, “me ha conquistado tu pícara sonrisa” o “caminas de modo pícaro”.

En la Literatura, un género llamado “picaresca” es el que nació en España, y tiene como personajes protagónicos a personas de condición social baja, pero que con su ingenio, astucia y hábitos marginales, se las arreglan para sobrevivir. Surge en el siglo XVI, en una España que intenta mostrarse gloriosa, pero que oculta un entramado social complejo y enfermo. La primera etapa, donde el pícaro es aún un personaje alegre y optimista, culmina con una obra muy importante en el género “El Lazarillo de Tormes” (1554). En la segunda etapa el pícaro es ya un vulgar delincuente.

Geográficamente, Picardía (o “Picardie” en francés) es una región ubicada al norte de Francia, conocida históricamente porque en una de sus ciudades principales, Amiens, se firmó el tratado que puso fin temporalmente al enfrentamiento bélico entre Francia Y gran Bretaña, el 25 de marzo de 1802.