Concepto de pira

Como ritual funerario

La palabra pira se originó en el griego πυρά que puede leerse como “pyrá” usado para referirse al fuego purificador que arde sobre el altar. Los cadáveres eran quemados en piras funerarias, siendo una costumbre de la mayoría de los pueblos antiguos (hindúes, vikingos, griegos y romanos). También se usaban las piras en los rituales religiosos ara ofrecer sacrificios humanos o de animales. El vocablo pasó al latín como “pyra” con igual significado y de allí lo tomó el español.

Concepto de pira

En las piras funerarias, antecedentes de lo que hoy llamamos cremación, el cuerpo del difunto era colocado en estructuras de madera, y luego se encendía el fuego. Los griegos construían pirámides y colocaban al muerto en su cima rodeado de trofeos y piezas de sacrificio. Una célebre pira, de la que nos da cuenta Homero, fue la de Patroclo, héroe troyano, cuya pira tenía cien pies cuadrados, y fue mandada a construir por Aquiles. En Roma se hacían piras solemnes complementándose el ritual con la suelta de un águila real. Entre los hindúes es una tradición que aún se mantiene. En el templo hindú de Nepal lo ven como algo preocupante por el impacto ecológico que acarrea, ya que cada pira necesita unos 500 kilos de madera, lo que fomenta la deforestación, por lo cual se prevé su sustitución por hornos crematorios que funcionan con electricidad.

Góngora escribió “A la pira de la reina Margarita de Austria” versos en los cuales la llama “máquina funeral” o barca que la llevará a otros rumbos, donde se contrasta la vida efímera con el monumento majestuoso. La reina murió en El Escorial el 3 de octubre del año 1611, y recibió muchos homenajes por su fama de mujer piadosa.

Con el cristianismo las piras fueron solo monumentos, al prohibirse la quema de cadáveres.

Como huída

Del gitano, pirar, hace referencia a una fuga o a una huída: “Se ha pirado el rebaño y ahora habrá que juntarlo nuevamente”.

En Geografía

En Tarragona (España) existe un municipio llamado Pira, ubicado a la orilla del río Anguera, cuya población es de algo más de quinientos habitantes que se dedican especialmente al cultivo de viñas y cereales.

En Botánica

Pira es el nombre de una planta que pertenece a las Amaranthaceae, que abundan en las zonas templadas y tropicales.