Concepto de plausible

La palabra plausible se derivó en su etimología del vocablo latino “plausibilis” que se derivó de la acción de “plaudere” verbo que significa “aplaudir”, o sea hacer sonar las palmas de las manos al golpear una contra otra en señal de aprobación o elogio. El hábito de aplaudir haciendo ruidos de cualquier forma, fue usada desde tiempos muy remotos, como medio de manifestación masiva de aprobación.

Cuando decimos que algo es digno de ser calificado como plausible, estamos expresando que es digno de credibilidad, atención, recomendación y de aceptación, lo aplaudamos sonoramente o no.

Concepto de plausible

Algo plausible puede ser aquello que nos causa admiración y a lo que podríamos dedicarle un aplauso para manifestarle nuestros elogios. Por ejemplo: “La representación teatral fue plausible, los actores desempeñaron su papel de maravillas”

Con mayor asiduidad, usamos la palabra plausible para manifestar que algo nos resulta creíble aunque no sea admirable Por ejemplo, si buscamos la etimología de alguna palabra y hay varias opiniones diferentes al respecto, solemos aceptar la que nos parece que tiene mayor asidero, porque se sustenta en estudios más profundos, y decimos entonces que aceptamos esa etimología por ser a nuestro criterio la más plausible, sin significar que sea la correcta. Lo mismo puede decirse de cualquier tipo de hipótesis, por ejemplo en la investigación de un crimen pueden existir varios supuestos sobre lo que realmente sucedió cuando se intentan reconstruir los hechos. Entre ellos, el que resulte más lógico, será el que, basándose en las pruebas obtenidas, resulte más plausible (creíble). O sea, que entre varias hipótesis posibles, la más plausible es aquella que nos resulte con mayores probabilidades de que sea cierta, aún cuando no tengamos la seguridad de ello.