Concepto de pluralismo

Con pluralismo se entiende la aceptación de ideas políticas, religiosas, éticas y en general culturales, incluyendo hasta normas diversas, que conviven espacial y temporalmente. El pluralismo respeta las diferencias.

A nivel político, el pluralismo caracteriza a las sociedades democráticas, que pueden expresarse a partir de grupos con ideas comunes, conviviendo con otras diferentes, e integrando partidos políticos para llegar al poder en base a esas diferentes formas de pensar y concebir una misma realidad para encontrar lo que cada uno considere, se trata del bien común.

La filosofía pluralista sostiene la integración del universo por varias realidades, relacionadas o no entre sí. Esto se contrapone al monismo que acepta que todo se reduce a un principio único, que para los maderistas es la materia, y para los idealistas, el espíritu. Fueron pluralistas entre los presocráticos, Empédocles que sostenía que los elementos constitutivos del universo eran cuatro: tierra, fuego, agua y aire, mientras Demócrito lo concebía como compuesta por átomos.

Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716) negó que la sustancia se identifique con Dios, tal como lo manifestaba Spinoza, y declaró que lo real era la derivación de infinitas sustancias simples o mónadas, indivisibles; energías creadas por Dios en forma estructurada y armónica: Algunas mónadas solo tienen percepción, como ocurre en la vida animal. En cambio, las almas humanas tienen además de percepciones, apercepciones, pues toman conciencia de esas percepciones. La mónada que alcanza la perfección de tener conciencia de todas sus percepciones la identifica con Dios, caracterizada por ideas sin ninguna confusión.

El pluralismo jurídico es opuesto a la concepción monista, pues a diferencia de ésta que sostiene que el estatal y formal, es el único orden jurídico con vigencia en su territorio, opina que existen otras expresiones culturales normativas, tal como sucede por ejemplo con el derecho de las comunidades aborígenes, nacido de las costumbres.