Concepto de pobreza

En sentido amplio, la pobreza alude a carencia o escasez. Se dice de esta manera que una persona es pobre de espíritu o moral, cuando transita por la vida sin sentido y sin valores positivos.

En sentido económico se alude a la pobreza para designar la situación en que se hallan las personas o los pueblos en su conjunto cuando no pueden satisfacer sus necesidades básicas, la principal de las cuales es la alimentación, seguida de la falta de vivienda, vestimenta, la educación, los servicios de salud, y el agua potable.

Está comprobado que a mayor nivel de educación la pobreza se reduce, ya que el acceso a la escolarización permite acceder a mejores empleos, y utilizar mejor los recursos de los que se dispone.

Con el surgimiento del capitalismo en el siglo XVIII, surgieron las clases sociales ricas y pobres, determinadas por contar o no con dinero y bienes de capital.

Los países pobres presentan un grado alto de analfabetismo, la mortalidad es alta, tanto infantil como de población adulta que no llega a envejecer. Como es también alta la tasa de natalidad, sus poblaciones están conformadas por gente joven, que tiene pocas aspiraciones de envejecer.

La pobreza posee grados. A la que nos venimos refiriendo es a la pobreza extrema. Sin embargo, en el mundo actual dominado por la tecnología y el crecimiento continuo, y el desarrollo de los bienes de consumo, es cada vez más necesario contar con los recursos materiales suficientes para no quedarse atrás en esta carrera rumbo al progreso material. Sin embargo, no contar con todos los adelantos del mundo moderno, no significa ser pobres, aunque debemos considerar que si los niños no tienen acceso a una computadora, quedarán aislados de la nueva sociedad informatizada y del mundo globalizado. Por eso es función del estado dotar a las escuelas públicas de medios informáticos para que todos los escolares puedan acceder a esos nuevos medios, a pesar de no poder tenerlos en sus hogares.

Existen indicadores para medir la pobreza, que han comprobado por ejemplo, que en América latina el país más pobre es Haití. En África la mayoría de los países son pobres.

Para el cristianismo la pobreza es sinónimo de virtud, pero entendida como ausencia de lujo o de opulencia, que lleva a alejarse de los bienes materiales no fundamentales, para ofrecérselos a los que no poseen nada. Así dijo San Ambrosio “No es santa toda pobreza, ni toda riqueza es pecado”