Concepto de politeísmo

La palabra politeísmo proviene etimológicamente de la unión de dos palabras griegas: πολύς , que puede leerse como polys, con el significado de "muchos" y por θεός o theós, que es: "dios".

Politeísmo es la creencia en más de un dios, fe que tuvieron en común las religiones de la Edad Antigua, salvo los hebreos que eran monoteístas (un Dios único).

Lo inexplicable y milagroso de la naturaleza causó asombro a los primeros hombres que buscaron en lo divino la explicación de tanta belleza y perfección, creando muchas divinidades en general relacionadas con los astros y fenómenos naturales y sociales, como tormentas, fertilidad, naufragios, guerras, amor, etcétera.

Concepto de politeísmo

En general tenían un dios principal y dioses secundarios. Muchas culturas aceptaron colocar en la cúspide de sus dioses al refulgente Sol, como ocurrió en América, entre los incas y aztecas, al que llamaron respectivamente Inti y Huitzilopochtli. Los egipcios también adoraron al Sol, al que llamaron Ra, aunque variaron los dioses principales según la época. Entre los egipcios la representación de sus dioses, era con cuerpo humano pero cabeza animal. El dios principal de los griegos fue el de los cielos, Zeus. Entre los romanos fue Júpiter el máximo Dios, equivalente al Zeus romano.

Algunos de estos dioses eran temibles y malignos, y para apaciguar su ira se les realizaban honras y se le ofrecían regalos y sacrificios.

Con el cristianismo, resistido y combatido por los emperadores romanos, desde su aparición durante el reinado de Augusto, pero aceptado en su hora final por Constantino y oficializado en el siglo IV por Teodosio I, el politeísmo perdió su lugar en Europa, cuando quedó relegado en las zonas rurales del imperio como creencias paganas. En América el politeísmo fue desterrado con la llegada y conquista europea del siglo XV.

El politeísmo posibilitó la adoración de los gobernantes como dioses o hijos de los dioses, ya que no había un límite a su número, y les permitía a los reyes un poder ilimitado y opresor.