Concepto de Pontífice

La palabra pontífice procede en su etimología del latín “pontificis”, y está integrada por la unión de dos palabras: “pontis” con el significado de “puente”, más el sufijo “ifice” que alude al constructor. La denominación de pontífice surgió en la Antigua Roma para designar a aquel funcionario encargado de cuidar y vigilar el puente, situado sobre el río sagrado, Tíber. Con el tiempo, los pontífices (tal vez porque establecían una conexión o puente entre los dioses y los humanos) integraron el Colegio de los Pontífices, presididos por el Pontífice Máximo, cargo ejercido por el Rey en los primeros tiempos y luego por los emperadores.

Concepto de Pontífice

El Colegio de los Pontífices, que comenzó teniendo cinco integrantes y en la República su número se triplicó, fue obra del rey Numa Pompilio y su función era la dirección del culto público, controlando los ritos públicos pero también los actos privados que tuvieran incidencia social, como el caso de los testamentos y los matrimonios. Se ocupaba de establecer castigos para los que ofendieran a la religión y confeccionaban el calendario.

En la actualidad, un pontífice es aquel que ocupa el cargo de obispo o de arzobispo en una diócesis, y específicamente hace referencia a Su Santidad, el Papa, vicario de Jesucristo, obispo de Roma o Sumo Pontífice de la iglesia católica apostólica romana y Jefe de Estado del Vaticano. Además de las funciones ordinarias de los obispos, los Sumos Pontífices se ocupan de la declaración de santidad o canonización, nombran cardenales y declaran dogmas.

El Sumo Pontífice o Papa es elegido por medio de cónclaves (reunión de Cardenales) a partir del siglo XII, con carácter vitalicio (salvo que termine su mandato por renuncia). Hasta el momento se han sucedido doscientos sesenta y seis papas. El que detenta el cargo en la actualidad es el papa Francisco, de nacionalidad argentina.