Concepto de portal

Portal se deriva del vocablo latino “porta” = puerta, palabra que a su vez es creada a partir del verbo “portare” que significa portar, llevar o conducir, aludiendo que para marcar la entrada de las ciudades (como sucedió por ejemplo en la antigua Roma) se llevaba un arado hasta el lugar que fijaba los límites de la misma y se dejaba sin señalizar el lugar de la puerta. La leyenda de la fundación de Roma cuenta que así encontró Remo la muerte en manos de su hermano Rómulo cuando osó reírse y saltar el lugar destinado a esa entrada, que era un sitio santo.

Concepto de portal

Además de ser un portal el lugar por donde se accede a una ciudad, lo es el lugar donde se accede a un edificio, sobre todo cuando es grande y majestuoso.

El portal de Belén es el lugar donde nació humildemente Cristo, representado por una casita de paja con una gran entrada (portal) representado desde principios del siglo XIII por iniciativa de San Francisco de Asís, y que se siguió manteniendo en la tradición cristiana, colocándose en el lugar al niñito Jesús, sus padres y acompañantes que vinieron a adorarlo; y animalitos, como bueyes y asnos. Primero se representó con seres vivos, y luego se fueron sustituyendo por figuras en yeso.

Es frecuente usar la palabra portal en Internet para nombrar al sitio Web (conjunto de páginas que se relacionan con una cierta temática o pertenecientes a un mismo dominio) que brinda el servicio de poder acceder a buscadores, compras virtuales, correo electrónico, foros, enlaces, etcétera, en general referidos a una problemática específica, actuando como intermediario para brindar al usuario toda la información y servicios referidos a lo que está buscando, lo que comúnmente logra centralizando enlaces. Son portales, pues son la entrada a la variada información que existe en la Web. Estos portales que se refieren a un tema concreto como por ejemplo música, poesía, educación o empleo se llaman portales verticales. Los dirigidos a un público más masivo se llaman horizontales.