Concepto de posta

La procedencia etimológica de la palabra posta, la hallamos en el italiano “posto” que a su vez la tomó del latín “postum”.

Antiguamente, las postas eran lugares de descanso de personas y animales que se encargaban de llevar los correos, informaciones, mercaderías, raudamente de un lugar a otro, o simplemente para los que viajaban, y necesitaban tomar una pausa reparadora, cada dos o tres leguas, para comer, beber, aprovisionarse, cambiar los caballos, en el caso de que no quisieran detenerse lo que se hacia en las llamadas “casas de posta” o hacerlos pastar. Fueron famosas en la antigüedad las postas persas, donde hombres a caballos se “apostaban” a ciertas distancias unos de otros, para ir transmitiendo los mensajes en forma muy rápida.

Concepto de posta

De aquí que hoy llamemos postas a aquellos lugares en que tomamos un descanso luego de cierto recorrido, como en el caso de las carreras de postas, donde grupos de cuatro participantes cada uno, compiten corriendo (nadando, esquiando, etcétera) cada competidor una cierta distancia y luego es relevado por otro integrante, del grupo, al que se le da un objeto testigo como símbolo de que continúa en la carrera dentro del mismo equipo. Cuando alguien corre de modo apresurado suele decirse que “está corriendo la posta”.

La distancia entre un lugar de descanso o relevo y el otro, también se conoce como posta.

Se llaman postas, además, a ciertas clases de balas que se usan en escopetas. Son pequeñas, de plomo, pero de mayor tamaño que los perdigones. Otro uso es para nombrar las tajadas de carne vacuna, de ave, de pescado o de cerdo; y también para mencionar a las apuestas que se hacen en los juegos.

En Arquitectura se denominan postas, las decoraciones en forma de ondas u otras líneas curvas, que se colocan en los frisos.