Concepto de prebenda

La palabra prebenda, se originó en “praebenda” del latín tardío, vocablo integrado por el prefijo de antelación “prae” más el verbo “habere” en el sentido de “tener”. “Praebendus”, es gerundivo de “praebere” que puede traducirse como proporcionar, queriendo significar aquello que debe ser proporcionado”.

En el medioevo se aplicaba la denominación de prebendas, a las raciones de alimentos que se dividían entre los soldados: “El capitán de la tropa calmó el hambre de sus soldados con prebendas”.

Concepto de prebenda

Actualmente se aplica en sentido estricto a la paga dada por el Estado como concesión a algunos particulares, y aún en un aspecto más acotado, en el ámbito religioso, a las rentas o estipendios de los miembros del clero u otros beneficios que reciben en las iglesias catedrales y colegiatas, ciertos religiosos, a veces unida al canonicato; asociados esos bienes a las funciones que deben cumplir; y a otros ingresos que la iglesia recibe, como por ejemplo, los diezmos.

También puede aplicarse a la dote que se les otorga a mujeres para que puedan casarse o convertirse en monjas, o a estudiantes para que puedan continuar sus estudios, por parte de una Fundación.

En el lenguaje coloquial, y en sentido negativo o peyorativo, las prebendas son cualquier beneficio que se recibe sin esfuerzo o de modo arbitrario, muy ligada con los sobornos que puede recibir algún funcionario o persona con influencia pública, para decidir algún trámite o acción a favor de quien otorgó la prebenda u omitir alguna sanción hacia esa persona. Ejemplos: “El gobierno corrupto asumió el poder gracias a las prebendas que les otorgó a muchos votantes” o “Se consiguió la licitación pública porque la empresa realizó prebendas a favor de los gobernantes” o “El periodista recibió prebendas de la oposición para criticar al gobierno”.