Concepto de préstamo

Del latín “praestarium”, la palabra préstamo se integra por el prefijo de antelación “prae”, por “stare” verbo que podemos traducir como “estar” o “situarse en un lugar” más el sufijo de pertenencia “arium”.

En los préstamos, se requiere que alguien entregue algo (cosa material o inmaterial) de su propiedad o de lo que tiene legalmente la posesión para que otro (individuo o grupo) la use gratuitamente o abonando algún tipo de interés, como en caso de los préstamos de dinero, pero siempre reconociendo la propiedad en su verdadero dueño.

Concepto de préstamo

Ejemplos: “Me han prestado dinero con una tasa de interés baja en el Banco de mi barrio”, “Necesito conseguir el libro prestado de la biblioteca pues no tengo dinero para comprarlo” o “Me prestaron un bonito vestido para lucir en la fiesta, pero debo devolverlo impecable mañana mismo”. Los préstamos sin intereses, se basan en el principio de asistencia, colaboración y solidaridad.

Jurídicamente, el comodato es llamado préstamo de uso, ya que consiste en dar una cosa material no consumible a otra persona para que la devuelva luego de cierto tiempo con los deterioros propios del uso” mientras que el préstamo de consumo, es el mutuo, pues lo prestado es dinero u otras cosas consumibles o fungibles, debiendo devolverse en el término pactado no lo mismo que se prestó (pues ya no existe) sino su equivalente en cuanto a su género, calidad y cantidad. En los préstamos bancarios, la entidad financiera, a solicitud de parte y previo examen de la capacidad económica del cliente para devolver lo prestado, le otorga cierta cantidad de dinero para que lo pague en un determinado número de cuotas fijas o variables, más sus intereses, pues en este caso se persigue un fin de lucro por parte del prestamista.

En Lingüística cuando una lengua toma un vocablo de otro (sustantivos, adjetivos o verbos) y lo adopta idéntico o con alguna pequeña variante, se denomina préstamo léxico. Ejemplos: pizza, palabra tomada sin modificaciones del italiano por casi todos los países, o yogur, término aceptado por la RAE, que procede del búlgaro “yogourt”.