Concepto de rebelión

La palabra rebelión proviene en su etimología del latín “rebellionis”, palabra integrada por el prefijo “re” que indica reiteración, y por “bellum” que significa “guerra”. La rebelión implica rebelarse, oponerse mediante quite de colaboración (por ejemplo el pueblo se pone de acuerdo para no cumplir con sus obligaciones fiscales por considerarlas excesivas) o levantarse en armas contra las autoridades establecidas, por considerar injustas sus imposiciones.

La resistencia a la opresión es un derecho de los pueblos reconocido por el filósofo liberal inglés, John locke (1632-1704). Sin embargo, cuando se produce una rebelión el gobierno o las autoridades correspondientes, tratarán de que depongan su actitud negociando con ellos o sometiéndolos por la fuerza, ya que el Estado cuenta con el poder militar suficiente para oponerse a estos actos rebeldes, los que si triunfan pueden ocasionar un cambio político (revolución) como por ejemplo la rebelión de los burgueses franceses que desembocó en una de las revoluciones más importantes de la historia, con cambios políticos y sociales de relevancia en 1789.

Concepto de rebelión

La literatura y el cine han personificado a animales rebelándose contra el sometimiento humano, como "Rebelión de los simios" película estounidense de 1991 y "Rebelión en la granja", obra literaria escrita en 1945, que fue llevada al cine en 1999.

El escritor modernista y creador del Partido revolucionario Cubano, José Martí (1853-1895) elogiaba a los hombres que se rebelaban contra el sometimiento injusto, y decía que gracias a ellos se construyen los pueblos.

Las rebeliones pueden ser contra gobiernos tiránicos, para cambiar un sistema político o económico, están organizadas, y su fin es claro. Se diferencian de los motines en que éstos, se circunscriben a un área más limitada y surgen de modo más espontáneo sin tanta preparación, como por ejemplo, los que realizan los presos dentro de un penal, para demandar mejoras en sus condiciones de detención.