Concepto de rédito

El origen de la palabra rédito lo hallamos en el latín “reditus”, vocablo integrado por el prefijo regresivo “red” más el verbo “ire” = “ir”, por lo cual según su etimología, rédito es sinónimo de regreso, sin embargo no es cualquier vuelta atrás, sino la devolución que se obtiene en el caso del rédito, como ganancia continua, renta o interés, por alguna inversión o prestación, siendo por ende un concepto empleado casi exclusivamente en Economía, donde es sinónimo de “interés”, lo que implica que se trata de la utilidad que de modo renovable proporciona la inversión de cierto capital, y generalmente se mide en porcentajes. El mayor rédito se obtiene cuando la ganancia es mucha en un corto lapso de tiempo, y la inversión es poca. Los empresarios exitosos son los que cuentan con la habilidad de realizar inversiones redituables.

Concepto de rédito

Ejemplos: “Las tasas de interés bancaria están muy bajas, obtendrás mayor rédito si compras propiedades y las alquilas”, “Si inviertes en estudiar, ahora no ganarás dinero pero el rédito a futuro es mucho”, “Se debe evaluar si la gran inversión en tiempo y dinero en esta época de crisis, justifica el escaso rédito que obtendremos a corto plazo”.

Por extensión, la palabra se utiliza para designar cualquier tipo de logro o provecho, aún cuando no sea económico, por ejemplo: “Invertí lo mejor de mi vida en criar a mis hijos, pero el amor que hoy me brindan es el mayor rédito” o “Hicimos el trabajo en grupo, pero como solo lo mostró y lo expuso mi compañero Juan, solo él se llevó todo el rédito, y obtuvo una nota sobresaliente”.