Concepto de reinserción

La palabra reinserción alude a la acción y al efecto de reinsertar, del latín “reinsertare”, verbo integrado por el prefijo de repetición “re” y el verbo “insertare” en el sentido de “introducir”.

La reinserción hace referencia a algo que se vuelve a colocar cuando se ha salido de su lugar de modo voluntario o involuntario.

En Medicina y Veterinaria la reinserción o reimplante, es volver a colocar algún órgano o pieza del organismo que no está en su sitio, por ejemplo un diente, cuando se ha desprendido por un traumatismo.

Sin embargo, donde el concepto de reinserción es más utilizado es en el campo social, referido a aquellos individuos que han perdido por algún tiempo la posibilidad de integrar ciertos sistemas, entre ellos, el educativo o el laboral. Por ejemplo una persona que ha dejado por algún espacio temporal de estudiar puede volver al sistema educativo reinsertándose de acuerdo a su edad. Si se trata de un niño que dejó de concurrir a la escuela por uno o más años, se reinsertará en el grado siguiente a aquel en el que ha obtenido la promoción; pero si han pasado varios años y el alumno tiene más edad que el máximo permitido para la escolarización común, podrá reinsertarse en el sistema educativo dentro de la educación para adultos.

En el terreno laboral, cuando alguien ha perdido su fuente de ingresos por haber sido despedido de su empleo o renunciado al mismo, o haberse accidentado o enfermado siendo trabajador autónomo se reinsertará en el mundo del trabajo cuando logre desempeñarse nuevamente en alguna actividad lícita rentada, lo que resulta más difícil para aquellos con menos capacitación y para quienes tienen más de cuarenta años.

La reinserción social de aquellos que han sido privados de su libertad por haber tenido que cumplir una condena de prisión o reclusión en virtud de sentencia condenatoria por la ejecución de un hecho ilícito, presenta varios problemas, ya que una vez que los reclusos recuperan su libertad muchos les niegan, a causa de su pasado, la posibilidad de un trabajo honesto. El sistema carcelario ofrece algunas oportunidades para completar estudios primarios, secundarios, terciarios o universitarios, o les instruye en algún oficio, pero tampoco hace mucho por enseñarles otra forma de vida y en muchos casos los delincuentes egresan de las prisiones sin lograr reinsertarse en la sociedad de modo productivo.